Una Pasantía especial

By Molly

Llegué y sobreviví mis primeras 3 semanas en mi pasantía con Fundación Aliados. Mi vida aquí ha cambiado tan dramáticamente comparada con mi vida en casa, y mi conocimiento ha crecido tanto que es difícil saber por dónde empezar, así que hice una lista: 

  1. ¡Hice nuevos amigos!

  2. ¡Mi consumo de plátano ha crecido exponencialmente!

  3. Siempre estoy sudando.

  4. ¡No sabía que podía ver tantos tonos de verde diferentes!

  5. Ninguna cantidad de deet es compatible con los bichos amazónicos.


Hasta ahora, realmente he disfrutado mi experiencia aquí en Fundación Aliados. La primera semana estuvo llena de nuevos conocimientos y nuevas perspectivas sobre el funcionamiento interno de la vida y cultura amazónica. Realmente me sentí cómoda desde el principio. Después de mi orientación, me quede en una comunidad indígena cerca de Ally Guayusa, una de las empresas que Aliados apoya. Realmente nunca he vivido una experiencia única, especial y al mismo tiempo agotadora en mi vida. Mis días consistían en levantar datos en las chakras de los agricultores indígenas, viajar en motocicletas, bañarme en los ríos y comer las frutas del bosque. Diría que nunca hay un momento aburrido en mi vida aquí. Algunos días consisten en la recolección de semillas y el trabajo de reforestación y otros implican poner a prueba mis habilidades de SIG con mis compañeros.


La vida en la casa es increíblemente relajada. La casa se usa como una oficina durante el día...así que básicamente nos levantamos de la cama y estamos en el trabajo (¡es increíble!). Normalmente, los pasantes trabajan afuera en el patio. ¿Por qué no? ¡Estamos en la hermosa Amazonía! Tenemos una hamaca, una vivero, una pequeña biblioteca y un muro de entomología. ¡La cantidad de insectos que no puedo identificar, y que he aplastado en las 3 semanas que llevo aquí es sorprendente! A veces, se puede sentir un poco abarrotado, pero la mayoría de las veces es un ambiente muy libre y cómodo.


Mirando hacia atrás a mi tiempo aquí en Tena, me doy cuenta de lo mucho que he aprendido sobre mí misma. Realmente siento que Fundación Aliados me ha dado la oportunidad de definir quién soy yo, como líder y ambientalista. Esta pasantía no es una pasantía típica. Nunca he tenido que llevar café a nadie, ni archivar papeles por horas y horas. Las tareas que he decidido asumir han sido increíblemente desafiantes, gratificantes y estimulantes. ¡No hay otro lugar donde prefiera pasar mi verano! ¡En 3 semanas, ya tengo muchos recuerdos maravillosos, y no puedo esperar a experimentar el resto de mi viaje aquí!

Aliados