5400 km a la Pureza Increíble

Por Lydie Coeytaux

Desde que comencé mi experiencia en medio de la selva amazónica, a más de 5400 km de Francia, ¡hay algunas cosas que me gustaría compartir!

Lo primero que me sorprendió es la abundancia de flora aquí. El ecosistema de la selva amazónica es increíblemente rico y se regula perfectamente. Por ejemplo, he visto hormigas portando hojas; mueven las hojas de los árboles caídos al pie de otra, un poco más lejos, lo que les permite alimentar las raíces de este último: ¡sin él, el segundo árbol no podría crecer! Esta riqueza floral también me permite probar frutas exóticas como piña, fruta del dragón, papaya o cacao. Además, he tenido la oportunidad de caminar por el bosque varias veces, con un grupo de muy pocos, y ahora sé que se necesita una guía con un machete para hacer un camino. ¡Increíble!

En segundo lugar, uno puede esperar que el clima sea muy húmedo y también esperar ver muchos ríos alrededor de Tena. Personalmente, me encanta bañarme, así que es un verdadero placer, incluso si la corriente es a menudo relativamente fuerte y no me permite nadar como me gustaría. Un hermoso lugar que visité es "Laguna Azul", donde un río ha formado piscinas naturales. Finalmente, estábamos en medio de la selva amazónica, con árboles por todas partes y esta hermosa corriente de increíble pureza; el momento fue simplemente mágico.

A través de mi pasantía con Aliados, tuve la oportunidad de moverme por las comunidades, para ver diferentes formas de vida, descubrir nuevas culturas e interactuar con los locales. Aliados me animó a pasar una semana en inmersión total en una de las comunidades locales, lo que permitió comprender mejor ciertos temas culturales. El intercambio con la comunidad fue enriquecedor, ¡aunque necesitaba mucho protector solar y repelente de mosquitos! La experiencia me obligó a practicar español y levantarme temprano para una ceremonia de consumo de té de Guayusa, para aprender sobre las tradiciones ancestrales, mitos e historia entre las diferentes comunidades.

Finalmente, algo que realmente me gusta aquí es vivir en la casa de los Aliados con mis compañeros de cuarto. Venimos de diferentes lugares (California, Michigan, Australia, Francia) y todos tenemos nuestra forma de pensar. Es gracioso para mí ver el hábito de mis compañeros de habitación de mordisquear bocadillos (¡especialmente la mantequilla de maní!), mientras yo, por lo general como tres veces al día empezando con lo salado y luego lo dulce! Esta colocación me ayuda a mejorar mi inglés y es una buena experiencia para aprender sobre personas de todos los horizontes (además de personas de comunidades alrededor de Tena). Además, la casa es muy cómoda y hay una hamaca en la terraza que me gusta especialmente para descansar.

Para concluir, esta pasantía es una experiencia inolvidable que le permite a una persona conocerse mejor a sí misma, en un lugar lejos de los puntos de referencia habituales. Con Aliados, dejamos nuestra zona de confort para ir a ver otros horizontes y descubrir el mundo que nos rodea. ¡Vamos a una aventura, mientras nos divertimos y creamos algunos recuerdos maravillosos!

Aliados